Cerraduras electrónicas inteligentes

Uno de los aspectos de la domótica es poder controlar la puerta de casa, esto es posible gracias a las cerraduras electrónicas inteligentes. Actualmente hay un mercado muy amplio sobre estas cerraduras, ofreciendo toda una gama de diferentes modelos con diferentes funcionalidades.

¿Cómo son?

Cada hogar tiene necesidades distintas, ya sea por el número de personas que viven en ella, por el uso que se le da a la puerta, etc. Es difícil encontrar la que cumpla todos los requisitos por la amplia gama que hay, pero con tiempo y dedicación seguro que se encuentra la cerradura electrónica ideal.

Lo que si debe cumplir cualquier cerradura electrónica inteligente es que sea segura, es importante que cuente con un cilindro de seguridad. Esto puede parecer obvio, pero existen modelos que no cuentan con el cilindro de seguridad necesario, siendo una opción bastante pobre si nos interesa la seguridad de nuestro hogar y de nuestra familia.

También tiene que ser de fácil instalación, aunque para estar seguros siempre es conveniente llamar a un cerrajero cualificado que nos asesore e instale correctamente la cerradura.

Y por supuesto tiene que facilitar el entrar y salir de la casa, no es conveniente que el sistema para acceder requiera un método complejo o de tarjetas, móviles, pulseras u otros objetos que puedan incomodar, el sistema de acceso ha de resultarnos cómodo.


Cómo funcionan las cerraduras electrónicas

¿Cómo funciona?

La cerradura electrónica inteligente sustituye el cilindro que tengamos por el suyo de seguridad, que está conectado a un sistema de control accionado por un motor. Por fuera parece una cerradura convencional, pero en su interior es de todo menos normal, estas cerraduras incorporan sistemas de seguridad antibumping, antiganzúa y antitaladro.

Este tipo de cerraduras permite la apertura de la puerta por dos métodos. Uno de ellos es mediante una llave, del mismo modo que se abre cualquier otra cerradura. El otro sistema es mediante conexión al teléfono móvil u otro sistema electrónico.

Tienen una batería interna para alimentar la cerradura, y es común que tengan un cargador con entrada microUSB. La duración de la carga de la batería depende del uso que le demos, pero de media dura unos 3 meses aproximadamente.

Muchas de estas cerraduras electrónicas disponen de un teclado para poder realizar programaciones o introducir códigos. Aunque la mayoría de los usuarios prefieren realizar estas acciones desde su smartphone o a través de páginas web.

Con estas cerraduras podemos abrir desde el exterior de la casa con nuestro teléfono móvil usando la app de la cerradura, son muy seguras estas aplicaciones. Algunas incluyen la opción de tener mando a distancia, por si no lo queremos hacer desde el teléfono. Una opción muy útil es compartir una llave virtual con otra persona, dicha persona tendría que descargarse la app de la cerradura y recibir la clave del propietario. De este modo podría abrir la puerta también.

Son ampliables con accesorios

La tecnología en las cerraduras avanza a pasos agigantados, a las cerraduras electrónicas inteligentes se les puede añadir algunos extras, como teclados numéricos o dispositivos de lector de huellas, las posibilidades son infinitas. Con un lector de huellas no tendrás que sacar ni las llaves ni el smartphone, que en ocasiones puede ser molesto, solo tendrás que poner tu dedo y listo.

En definitiva, una cerradura electrónica inteligente hará que te olvides de las llaves para siempre, además de aportar seguridad y facilidades para programar los cierres de la casa, como que active los bulones cada vez que se cierre la puerta.